Un gran número de migrantes cubanos ha desbordado un pequeño pueblo de Uruguay en la pequeña localidad uruguaya de Santa Rosa, ubicada en el departamento de Canelones y a 53 kilómetros de Montevideo.

El pueblo tiene una población de 3.700 habitantes, ha recibido en menos de nueve meses 220 cubanos que se han trasladado por mejores ofertas de trabajo y alquileres baratos.

La llegada de los cubanos ha estimulado la economía del pueblo que ha visto un repunte en el mercado inmobiliario y en los pequeños negocios.

“Bienvenidos los cubanos”, dice Carmen Delgado, propietaria de una de las inmobiliarias de Santa Rosa, quien pudo “colocar” todas las casas que tenía para alquilar, cuando antes “todo estaba parado, en crisis”.

Muchos de los residentes están a favor de que les quiten restricciones a los cubanos para viajar a Uruguay y asi no tengan que gastar tanto dinero en viajes que en ocasiones se vuelven peligrosos.