Los cubanos que se encuentran detenidos en un campamento militar en la selva de Panamá se han declarado desde hoy en huelga de hambre, esto lo aseguró el portavoz del grupo.

Son 64 migrantes de un grupo de 71 que fueron retenidos el 13 de enero en la zona selvática de Lajas Blancas, en el Darién. No sólo esto, sino que también han decidido dormir fuera de las tiendas de campaña. Con esta decisión, los isleños buscan ser trasladados a la Iglesia Santa Ana en Ciudad Panamá, donde la Pastoral Social Cáritas Panamá ha dicho que tiene un refugio para ellos.

Esta acción durará hasta que el teniente Gerald Carrillo, apruebe el traslado de los migrantes a la capital panameña.
Sólo cuatro integrantes del grupo, no se han sumado a la huelga y ha expresado su deseo de volver a Cuba.

El Servicio Nacional de Migración de Panamá, firmó en La Habana, este mes, un memorando de entendimiento que prevé la deportación de migrantes cubanos en condición irregular en Panamá.