Los precios de los autos importados puestos a la venta por el gobierno en Cuba no han dejado indiferente a nadie por lo elevado de su precio. Autos de baja gama que pueden llegar a costar más de un cuarto de millón de dólares son casi una burla a los cubanos. Algunos cubanos en la isla dieron sus impresiones sobre los precios de los autos.