Cuando se habla de Haití lo ultimo que te podria venir a la cabeza es que sea un destino de compras pero para los cubanos cualquier lugar es bueno.

Cientos de cubanos se abarrotan en una encrucijada en la capital de la nación más pobre del hemisferio, cazando ropa, bombillas, perfumes y otros artículos que escasean en casa según un reporte de ABC News.

“Hay miles, miles de cubanos”, dijo Luis Domínguez , un cubano que reside en Haití. “Solía haber cuatro o cinco; ahora han echado raíces. Parece que toda Cuba está aquí”.

Se estima que los cubanos se gastan 2 mil millones de dólares en el exterior haciendo compras para negocios y artículos de primera necesidad en el hogar. Parte de ese dinero va a parar a Puerto Príncipe.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La ropa, los artículos para el hogar, el hardware, los productos de cuidado personal y otros bienes en las tiendas estatales en Cuba cuestan dos o tres veces lo en otros lugares. Y ahí es cuando están a la venta en una economía obstaculizada por una escasez incesante. Además, el monopolio estatal de importaciones y exportaciones de Cuba excluye al pequeño pero dinámico sector privado, que emplea a más de medio millón de personas que a menudo ganan tres o cuatro veces el salario de un trabajador estatal.

Los cubanos están llenando los vuelos a destinos con pocos requisitos para la entrada. En Puerto Príncipe, Ciudad de Panamá, Cancún, Guyana, Trinidad y Tobago, incluso Moscú, los cubanos están empacando maletas con artículos para uso personal y para revender.

En Panamá, la Zona de Libre Comercio de Colón tiene una “Pequeña Habana” donde los cubanos gastaron $ 308 millones el año pasado, y están en camino de gastar quizás un 8 por ciento más en 2018, dijo Luis Carlos Sáenz, subdirector general de la zona.

Havana Consulting Group, con sede en Miami, estimó en un estudio de agosto que los cubanos gastaron más de $ 2 mil millones en 2017 para devolver los productos a la isla.

Sunrise Airways realiza 12 vuelos directos semanales desde las ciudades cubanas de La Habana, Camagüey y Santiago a Puerto Príncipe. Los cubanos entrevistados en el mercado dijeron que gastaron alrededor de $ 700 en pasajes aéreos, comida y alojamiento y otros $ 700 en mercancía, que revendieron con un margen de beneficio lo suficientemente alto como para obtener varios cientos de dólares de ganancia por viaje.

El gobierno de Cuba busca inversiones extranjeras pero se niega a crear las oportunidades para que los cubanos puedan gastar esos 2.000 millones de dólares en la isla. Cuba se niega a crear un mercado mayorista para los empresarios.