Un cubano residente en Francia se ha convertido en el primer isleño que se sepa en cruzar a nado el Canal de la Mancha, con 56 años Nino Fraguela entrena 35 horas diarias durante once meses, y se inscribió en el “Enduroman”, uno de los triatlones más extremos de Europa, según reporte de Telemundo 51.

“Yo quería atravesar el Canal de la Mancha, ningún cubano lo había hecho antes”, explicó Fraguela, quien ha sido atleta toda su vida, y pasó la difícil prueba de recorrer a nado 462 kilómetros entre Londres y París.

“Corres, caminas, vuelves a correr y luego a caminar, y te coge la noche, al otro día te levantas y sigues…”, reveló el antillano de sus primeros 140 km, desde Londres hasta la costa británica en julio de este año.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Yo me había hecho una película en mi cabeza con la bandera, como fue, en el Arco del Triunfo en París, yo sabía que yo iba a llegar, estaba seguro de que lo iba a hacer”, expresó con convicción Nino.

Quince horas y 8 minutos estuvo Fraguela nadando, prácticamente sin detenerse, sólo bebiendo té o sopa, pero el cubano cuenta que empezó a nadar bien, sin embargo a mitad del camino las cosas se complicaron, cuando la corriente se invirtió, y en la noche cuando llegaba a la costa francesa, las cosas empeoraron más.

No obstante llegó, y pedaleó así otros 300 kilómetros hasta París, con gran fuerza de voluntad, pero detrás de su esfuerzo hubo una causa mayor, un convencimiento naturalista y ecológico.

“Estamos comiendo mal…estamos matando a todos los animales, y envejeciendo me doy cuenta que es urgente, yo cuando nado no veo casi peces, en Europa no hay peces en el Mediterráneo, lo que veo es plástico. ¿Y qué le vamos a dejar a los niños?, se cuestiona.

El cubano casi pierde la vida el mes pasado en un accidente, pero afortunadamente prepara con la revista Universo Marino de Miami su próximo reto.

“Sé que siendo yo el primero, los jóvenes van a venir atrás, ya tengo amigos aquí en Miami, que quieren hacerlo, y eso pasar el relevo, porque de aquí a diez años, ya tengo 66”, confesó este hombre de buen corazón, que dice estaría muy contento de entrenar a los jóvenes para que se lancen a estos desafíos.