Su nombre es Claudia Paredes y aunque solo cursa el primer año de la carrera de Ciencias de la Computación en la Universidad de La Habana, esta joven ya piensa en convertirse en una emprendedora, quizás mucho antes de que finalicen los 4 años que le restan para graduarse.

Píxel Cubano, así se nombra su proyecto, el cual es esencialmente un mapa de negocios que permite darle mayor visibilidad a los emprendimientos cubanos, vendiendo publicidad de una manera muy original.

Se trata de una imagen interactiva donde puedes comprar pixeles para que aparezca la imagen y otras informaciones sobre tu negocio. Esta imagen que tiene dimensiones de 4400 x 2500 píxeles te permite hacer varias cosas en ella. Por ejemplo: al dar un clic en cualquiera de los pixeles ocupados por una marca o negocio te lleva a su enlace y si lo haces en un espacio en blanco te invita a reservar el tuyo dentro de la plataforma.

Su proyecto para organizar, posicionar y visibilizar los negocios en Cuba lo nombró Pixel justamente porque así se llama la unidad más pequeña de una imagen digital, y en la de Claudia Paredes caben 11 millones de pixeles, exactamente la cantidad de cubanos que hay en la Isla, así que prácticamente hay espacio para todos.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Pero la idea no se le ocurrió a ella, su propuesta es una adaptación a lo cubano del proyecto The Million Dollar Homepage que en 2005 hizo famoso y millonario al estudiante británico Alex Tew y que también se convirtió en un fenómeno en internet.

Para entonces Alex no sabía cómo pagar el préstamo para terminar sus estudios de Gestión de Empresas en la Universidad de Nottingham. Como una idea para recaudar dinero, Tew decidió vender un millón de píxeles en una página web por 1 dólar cada uno. Los compradores añadirían su propia imagen, logotipo y tendrían la opción de colocar un enlace a su website. La página web de Alex registrada bajo el dominio www.milliondollarhomepage.com contenía una imagen de un millón de píxeles arreglados en una cuadrícula de 1000×1000 píxeles.

La idea se volvió viral en internet y pronto canales de televisión, sitios de encuentro, empresas de tecnologías como Panda Software y Orange, incluso hasta Yahoo compraron pixeles. De hecho se realizó también una subasta en Amazon hasta que finalmente se vendió el millón de pixeles.

Claudia Paredes conoció de esta idea en el 2008, porque las referencias sobre este exitoso proyecto pronto se esparció como pólvora en la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana.

Bastó solo una adaptación de la idea de Tew y la programación especial sobre un sitio web interactivo de este tipo para que Claudia le diera vida a Pixel Cubano con una imagen aún más grande y con otras pretensiones también, porque esta cubanita tiene la intención de imprimirla cuando esté llena de logos y ponerla en bares o eventos.

Aun Cuba no tiene la conectividad soñada para hacer negocios en Internet, pero lo cierto es que poco a poco han surgido muchos negocios y emprendimientos que se las agencian para tener visibilidad en la web. Claudia lo sabe y espera que Pixel Cubano se convierta en una idea muy rentable.