Tomás Terry, el famoso millonario del siglo XIX que habitó Cienfuegos y cuya fortuna estuvo por varios años entre las mayores del mundo llegando incluso a dejar su huella en Wall Street, siempre soñó con la construcción de un majestuoso teatro para villa Fernandina de Jagua.

El hombre que al morir dejó una fortuna de $25,000,000 no le importó desembolsar un donativo de 60 mil pesos para edificar el teatro y separar de esa suma unos 10 mil con el propósito de mantener la escuelita de niños pobres, a los cuales daría buena parte de las ganancias del suntuoso teatro, aunque desafortunadamente aquella idea no prosperó.

Terry murió sin poder ver construida la edificación de lujo que tanto soñó, pero sus hijos tras cobrar la inmensa herencia, donaron 100 mil pesos para que finalmente se levantara el teatro. El ingeniero de Santiago de Cuba, Lino Sánchez, lideró el proyecto que el magnate imaginó repleto de decorados de artistas famosos, lujosos palcos, plateas y varios pisos.

Sin embargo, por primera vez desde el siglo XIX, serán removidos los mosaicos construidos en Venecia, porque las tres figuras de las musas de la comedia, la tragedia y la música tienen gran deterioro.
Los mosaicos se construyeron en la casa veneciana Salviatti, famosa por realizar esta compleja técnica decorativa que emplea pequeñas fragmentos ya sea de cerámica, vidrio y otros materiales para conformar una gran composición. Los mosaicos del Terry miden cada uno 2.30 metros de ancho por 2.35 de largo y las teselas son de vidrios coloreados a partir de una aplicación de óxidos metálicos.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

¿Por qué se deterioraron los mosaicos?

El calor del trópico y también la humedad por la cercanía de Cienfuegos al mar atentaron contra los hermosos mosaicos, que además del deterioro ha ido perdiendo algunas de sus partes con el paso de los años.

Sin embargo, solo ahora en 2018 ha sido posible someterlos a una cuidadosa restauración, gracias a los 50 mil euros donados por la Asociación Cuba-Cooperación Francia.

Para lograrlo, Cienfuegos ha confiado en artista italiano Verdiano Marzi, experto no solo en mosaicos sino también un hombre que sabe cómo restaurar piezas afectadas por la humedad, porque vive en una ciudad cerca del Mediterráneo.

El proceso de restauración que se prevé termine en abril de 2019 no será un trabajo sencillo. Por ahora, se procede a separar cada pieza con martillo y cincel para luego bajarlas con mucho cuidado valiéndose de una polea.

Marzi por su parte, tendrá que documentarse sobre cómo lucían estos mosaicos en el siglo XIX, analizar qué tipos de materiales debe emplear y evaluar las piezas que faltan.

Sin dudas, una tarea compleja, pero la memoria de Tomás Terry merece todos estos esfuerzos para que los cienfuegueros continúen disfrutando por muchos años más del majestuoso teatro que tiene ya más de cien años.