Un estudio publicado por El Nuevo Herald, y dirigido por el economista cubano Pavel Vidal muestra además que “Cuba es mucho más pobre de lo que indican cifras oficiales, pues estas sobrestiman el valor del peso cubano al equipararlo artificialmente al dólar estadounidense”.

La investigación que toma el diario miamense, primeramente fue publicada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y reflejó que la Isla habría perdido un “poco más del 50%” de su Producto Interno Bruto (PIB) durante la grave crisis económica de los años 90, una cifra más elevada que la divulgada por el régimen cubano.

En el llamado eufemísticamente “Período Especial”, Cuba dijo que tras perder los subsidios soviéticos y el comercio con el bloque socialista, el PIB había caído un 35%.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

No obstante, la crisis fue aún peor, como señala el nuevo informe del BID reseñado por la publicación de Miami.

En el estudio es notorio el impacto de esta crisis que todavía pesa sobre la economía cubana: “el PIB cubano se ubica un 23% por debajo de los niveles de precrisis en 1989 y un 35% por debajo del nivel de 1985”.

La Mayor de las Antillas tiene varias monedas, el CUC o peso convertible, y el peso cubano. Funcionan distintas tasas de cambio para distintos sectores de la economía. Un dólar puede ser equivalente a un peso o a 24 pesos, en dependencia si se trata del sector estatal o del privado.

Vidal creó una fórmula para calcular una tasa de cambio promedio que toma en cuenta el significado que tiene para el PIB cada sector de la economía que se mueva en CUC o en pesos.

La diferencia entre el PIB per cápita que reporta Cuba y el calculado por Vidal es de más de 4.000 dólares.

Según el estudio, en 2014 el PIB per cápita fue de “3.016 dólares, mucho más bajo que el dato de 7.177 dólares que se obtendría directamente de las cuentas nacionales cubanas empleando la tasa de cambio oficial”.

Cuba se aproximaba el PIB de Colombia en ese año, mientras que el estimado del experto en economía, ubica a la Isla comunista con un PIB similar al de Bolivia, El Salvador y Guatemala.

El economista y profesor emérito (retirado) de la Universidad de Pittsburgh, Carmelo Mesa Lago, dijo en entrevista: “Llevo más de 55 años estudiando la economía cubana y no hay ningún estudio que sea más importante que este”.

“Los economistas habíamos llegado a las mismas conclusiones, pero la diferencia es que él lo prueba”, añadió.

“Cuando hay multiplicidad de tipos de cambio y la diferencia entre el tipo más fuerte y el menos fuerte es muy grande, como en el caso de Cuba y Venezuela, la distorsión de los precios relativos es fenomenal, lo que hace muy difícil medir bien las realidades económicas”, mencionó el execonomista jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, el profesor Augusto de la Torre.

(Con información de Diario de Cuba)