La nueva constitución que está en discusión en la Asamblea Nacional en Cuba podría permitir que cubanos que tienen empresas privadas en la isla formen empresas mixtas con compañías extranjeras siempre y cuando convenga al gobierno según dijo Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado y de ministros.

“Hay quienes han querido entender a la inversión extranjera implica una desigualdad entre los cubanos, que se discrimina a los cubanos, porque se permite. Cuba lo necesita para su desarrollo y es una práctica en varias constituciones, porque es una necesidad y no un complemento. Tenerlo en la Constitución es una garantía frente a los inversionistas, porque es un elemento dinamizador y que contribuye a esa inversión, que es necesaria y en algunos sectores es imprescindible”, dijo Acosta.

“Incluso hemos incorporado entre las formas de propiedad, la privada, y que pudiera estar entre las formas que componen una propiedad mixta, la constitución no la limita, porque depende después de una legislación. La Constitución no es un límite para eso. A futuro, un cubano, de esos que tienen ingresos legítimos, nos interesa que pueda invertir su dinero en un sector determinado, la Constitución no lo limita y por tanto no se puede decir que es discriminatoria”, dijo.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Como siempre el gobierno se guarda un as bajo la manga para impedir cualquier inversión o desarrollo de ciudadanos cubanos que no les convenga.