En el último pleno de la Asamblea Nacional del Poder Popular, las autoridades aseguraron que 39.414 afectaciones ocasionadas por el azote del huracán Irma en septiembre pasado, han sido solucionadas.

Admitieron que esa cifra sólo corresponde al 22% del total de afectaciones al fondo habitacional, entre los que se contabilizan derrumbes totales y parciales de casas y techos, detalló la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN).

A su paso Irma causó daños en 13 de las 15 provincias de Cuba; provocando diez fallecidos, y perjuicios al menos en 158.554 viviendas, si se toman en cuenta los datos que de manera preliminar arrojó la Oficina Nacional de Estadísticas, en los días finales de septiembre.

La directora general de la Vivienda del Ministerio de la Construcción, Vivian Rodríguez, admitió que todavía “quedan pendientes de solución 44.390 afectaciones de los huracanes anteriores al Sandy”. “De las ocasionadas por Sandy restan por resolver 43.050, es decir, el 16% del total”, de acuerdo a declaraciones publicadas por Juventud Rebelde, medio estatal.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Los diputados aplaudieron que en relación a los subsidios, desde su aprobación hace cinco años han sido otorgados 115.030, lo cual ha beneficiado a 345.090 cubanos. Acotaron que se concluyó hasta la fecha el 54% en la construcción de Células Básicas Habitacionales, y acciones de rehabilitación y conservación.

No obstante, por parte del pueblo cubano las críticas a la política de los subsidios se han hecho sentir.

Los nacionales se quejan constantemente de la burocracia y el complejo entramado que le acompañan. Y una vez que lo consiguen, cuestionan la escasez de materiales en las tiendas de divisas, donde el Estado cubano los vende.

La funcionaria advirtió que pronostican concluir el año con 23.200 viviendas terminadas por las vías estatales, de subsidio y esfuerzo propio.

Al culminar noviembre, se habían terminado 14.832 casas. La directora de Vivienda dijo, que el 40% de esta cifra fueron erigidas por el Gobierno cubano.

Y ostentó que lo previsto este año supera la cantidad de viviendas concluidas el pasado año.

También destacó que al finalizar noviembre se habían eliminado sólo 28 mil pisos de tierra, de un total de 117 mil registrados en 2016.

La directiva reclamó la solución definitiva a este problema en un plazo máximo de cinco años, y reconoció que existían los recursos materiales y financieros en las localidades para erradicar dicho problema.

(Con información de Diario de Cuba)