En la barriada de Párraga, Municipio Arroyo Naranjo, ocurrió uno de los actos más crueles que ha perpetrado la tiranía en los últimos meses.

Una gran golpiza con fustas militares cayeron sobre mujeres indefensas, en plena vía pública tras los golpes, cinco Damas de Blanco fueron arrestadas.

Muestra de que en la Mayor de las Antillas el régimen continúa violando los derechos humanos, y cometiendo atrocidades contra quien disiente.

Gladys Capote, una de las Damas de Blanco relata cómo ocurrió: “Fuimos a la iglesia, y vino la policía política y nos dio golpes con un tubo” que pegó contra el estómago de la dama de blanco.

La agresora ha sido identificada como miembro de Partido Comunista de Cuba (PCC), único partido legal en la Isla durante más de cinco décadas.

Un hombre vestido de civil, intentó disuadir a la agresora, sin embargo la mujer no conforme vuelve a recargar toda su furia contra las activistas opositoras.

Capote fue puesta en libertad, y luego volvió a ser detenida: “Tenían mi casa rodeada, porque estaban buscando la evidencia, ya que mi esposo hizo un vídeo desde que entramos a la iglesia hasta la represión, y esto era lo que estaban buscando, me tuvieron detenida 24 horas más”, declaró la disidente.

Fuentes independientes aseguran que la agresora es delegada de la Asamblea del Poder Popular del Municipio de Arroyo Naranjo.

(Con información de Martí Noticias)