Con la esperanza de que la administración del presidente Obama elimine las restricciones de viajes a Cuba las compañías de cruceros se están afilando los dientes ya que los especialistas aseguran que la culminación de las restricciones pudiera darle a la industria del turismo un gran impulso en esta recesión.

Muchos dicen que minutos después de que el dictador Fidel Castro muera las negociaciones comenzaran y así abrir Cuba al turismo norte americano lo cual resultaría muy atractivo ya que hasta ahora es la manzana prohibida. Los viajes a Cuba están prohibidos y solo son permitidos con previas licencias del departamento del tesoro de los Estados Unidos.