El jugador estrella del Real Madrid y actual balón de oro de la FIFA bromeó con un grupo de niños en los pasillos antes de salir al juego y les dijo que Messi era muy malo.

Los demás jugadores no pudieron aguantar las risas cuando Cristiano Ronaldo se refirió a su rival.