Siete congresistas americanos se viajaron a Cuba con la ilusión de un cambio de política de Estados Unidos hacia Cuba y la autorización de viajes de americanos a la isla pero estos congresistas han pasado por alto toda la realidad de Cuba y de los cubanos que vivimos en Miami y en Cuba.

Estos Congresistas que ahora elogian la salud de Fidel olvidaron la salud mental y física de los presos políticos que hay en Cuba, estos congresistas argumentan que la afluencia de norteamericanos a la isla hará por fuerza cambiar al régimen de la isla, pero olvidan o prefieren olvidar que a los cubanos les está prohibido el intercambio con turistas y cuando lo tienen es arriesgo de ser acusados de traición, el Ministerio de turismo de cuba prohíbe a sus trabajadores interactuar con turistas fuera del trabajo y los amenaza con despedirlos durante la última década cuba a recibido turistas de todas partes del mundo y no ha habido ningún impacto visible en la isla

Como ven estos congresistas no comprenden nada de la realidad de Cuba, claro que las relaciones entre Cuba y estados Unidos deben cambiar pero esto debe de venir con un cambio en la política de Cuba y el respeto a los más elementales derechos Humanos al menos así pienso yo y creo que la mayoría de los cubanos que vivimos en Miami y fuera de Cuba.