El rapero norteamericano Lil Wayne le está dando a Miami Beach otra oportunidad, confirmó la revista Architectural Digest.

El rapero, quien sacó el video musical de su single “Good Form” con su amiga Nicki Minaj a principios de esta semana, anteriormente era propietario de una mansión de Miami Beach en la misma área que incluía una laguna de tiburones y un parque de patinaje en la azotea.

Esa propiedad fue vendida con una pérdida de $ 10 millones el otoño pasado, pero es probable que Wayne no sienta el dolor luego de su nueva adquisición, ubicada frente a la costa de Miami Beach en la isla Allison; una impresionante plataforma de casi 11,000 pies cuadrados que cuenta con siete habitaciones.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La mansion, por la cual el rapero ha pagado $ 17 millones, cuenta con una gran entrada revestida de caoba y una gran sala con ventanas que se extienden desde el piso hasta los techos de 22 pies, perfectos para aprovechar el sol de Miami durante todo el año. Una pared entera de deslizadores se abre hacia el patio trasero que, además de la piscina, los espacios para comer al aire libre y la cabaña, tiene acceso directo al agua azul clara que se encuentra justo al lado de la propiedad.

Una amplia sala de estar también cuenta con deslizadores de vidrio que se abren a una amplia terraza con vistas al agua.

En el interior, el nivel inferior alberga una cocina completa y de elegante diseño, acentuada con gabinetes de madera y una gran mesa de comedor, así como una cocina de galera más pequeña con una entrada desde el patio trasero.

En cuanto a los dormitorios, ocupan el espacio de arriba y cada uno cuenta con su propio balcón privado. La suite principal tiene el más grande de los balcones, una terraza en forma de L que tiene una zona de estar, sillas y una vista de la entrada del océano cerca de la cual descansa la propiedad.

Los baños, que incluyen una moderna mezcla de vidrio y mármol, son igualmente espaciosos, incluso si la privacidad está algo comprometida: todos cuentan con ventanas de piso a techo que dan a otras habitaciones dentro de la casa.

Para cualquier aislamiento, es probable que Lil Wayne y sus invitados escapen al cine de la casa, que está decorado con revestimientos de paredes de ante, tumbonas de gran tamaño y una enorme pantalla de televisión.