En el mes del centenario de la Revolución Rusa, los cubanos opinan sobre el comunismo, para muchos considerados el peor holocausto de la historia, sus partidarios han dividido familias, sucedió así con la URSS; la misma experiencia de la separación se ha vivido en Cuba, con la obligada migración de ingentes cantidades de cubanos, que se quedaron sin opción en su propia tierra, que se sintieron excluidos por un sistema político, que no sólo no los representaba, sino que también los atropellaba; y está sucediendo en Venezuela, donde las cifras de emigrados en los últimos años han crecido exponencialmente.

La escritora, Tania Díaz Castro opina: “Si el sistema comunista da libertad individual, no hay comunismo ninguno, el comunismo es eso, la supresión de la libertad individual”.

“Cuba llegó a ser una Isla de prisioneros políticos, nosotros llegamos a tener aquí 30 mil prisioneros políticos, en las cárceles, además de los que se fusilaron”.

¿El socialismo funciona? Pregunta la reportera de Cubanet a un transeúnte cubano.

“Yo lo veo muy mal al socialismo, para saber lo que es el socialismo hay que vivir en Cuba”, dijo un señor mayor.

“No se gana para comer, yo trabajé 40 años y gano 10 CUC de jubilación, ni para el medicamento me da”, agrega.

“La mayoría de las cosas no funcionan, ¿qué hay de bueno?, usted se siente con un nudo en la garganta”, dice un hombre más joven.

“Hay que renovar muchas cosas del socialismo, que actualmente no dejan progresar, ni alcanzar el desarrollo, son cosas que hay que mirar bien a fondo, y cambiar algunos aspectos, que principalmente a la población le están haciendo daño”, comenta un joven entrevistado.

Muchos cubanos aun sienten miedo a hablar, a expresar sus verdaderas ideas a la prensa, los detractores son mayoría, a casi seis décadas del triunfo de una revolución que dijo pondría el poder en manos del pueblo, mintió de la manera más burda, cuando el poder hoy está centralizado en la cúpula de los Castro, y octogenarios que dirigen Cuba, con una visión que se remonta a mediados del siglo pasado, pero que para ellos ha resultado maravillosa, a expensas de un pueblo que vive en la miseria.

“Cuando Fidel dijo esto es socialismo, fue un acto de sorpresa, y nadie sabía lo que era socialismo, y todo el mundo levantó la mano y el fusil”, dice Díaz Castro refiriéndose a cuando Fidel Castro decretó el carácter socialista de la revolución cubana en el año 1961.

“Eso fue la trampa más grande que Fidel usó en su vida, y Fidel era un tramposo”, añadió Tania Díaz Castro.

(Con información de Cubanet)