Una nueva empresa de Florida ganó más de $30 millones en contratos por parte de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA, por su sigla en inglés), para proveer de lonas de emergencia y rollos de plástico para las reparaciones a causa de los perjuicios que ocasionó el huracán María en las viviendas de Puerto Rico.

Bronze Star LLC, la recién creada compañía, nunca entregó esos suministros, los mismos se necesitaban de manera urgente, y no se les hicieron llegar a los damnificados de la Isla boricua, quienes siguen requiriéndolos.

Eventualmente, FEMA puso fin a los contratos, sin llegar a hacer el pago, y reinició nuevamente el proceso en diciembre para proporcionar más lonas a la Isla del encanto.

Casi cuatro semanas tardaron en negociar FEMA y Bronze Star, desde que se firmaron los contratos hasta que fueron cancelados, una pérdida de tiempo notable si de suministro al estado libre asociado se trata por los efectos de un desastre natural.

Miles de personas en la Isla siguen sin techo, y muchos se quejan de que el Gobierno Federal ha tardado en instalar lonas.

El territorio estadounidense ha sido afectado por varias tormentas en las últimas semanas, las mismas han provocado inundaciones en algunas zonas de Puerto Rico.

Hasta el momento en que FEMA contactó con Bronze Star no había ganado ninguna licitación gubernamental, ni se había encargado de proveer de lonas o rollos plásticos.

Lo que se conoce de la empresa, es que está ubicada en una casa familiar de un piso, situada en una zona residencia en St. Cloud, Florida.

Unos de los hermanos, fundadores de la compañía, Kayon Jones, afirmó que los fabricantes con que ellos iban a negociar le confirmaron que podían proporcionarles las lonas; sin embargo luego le dijeron que no podían cumplir con los requisitos del Gobierno. Jones acotó que conseguir los materiales se dificultó, puesto que la mayoría de las materias primas venían de Houston, ciudad que recibió el embate de Harvey, otro huracán poderosísimo que embistió Texas en agosto pasado.

Jones arguyó que buscó una dispensa de FEMA para que le permitiera mandar a buscar las lonas a una fábrica china, lo que conllevaba más tiempo, y la agencia rechazó la petición.

Cuando en noviembre FEMA canceló los contratos, el Gobierno envió una notificación a los hermanos en la que dijo que buscaría $9.3 millones por daños, a menos de que firmaran una dispensa en la que excluyeran a Estados Unidos de cualquier responsabilidad. Bronze Star LLC estuvo de acuerdo.

(Con información de El Nuevo Herald)