Según resultados preliminares, la participación en las “elecciones” parlamentarias celebradas este domingo en Cuba como paso previo al relevo presidencial fue del 82,9%.

Pese a la caída de 8 puntos, menor que en 2013, el régimen cubano persiste en considerarlas masivas.

Alina Balseiro, presidenta de la Comisión Electoral Nacional (CEN) detalló en conferencia de prensa que en los “comicios” celebrados el 11 de marzo, votaron casi 4 millones de cubanos de un censo de 8,5 millones de electores.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Balseiro subrayó que los datos preliminares “siempre son más bajos”, ya que aún no figuran las inclusiones de votantes durante la misma jornada electoral.

El censo se eleva hasta los 8,9 millones de electores, con las inclusiones del domingo.

El régimen castrista defiende su sistema electoral como uno de los más democráticos del mundo, sin embargo la Isla tiene un único partido legal, el PCC (Partido Comunista de Cuba), ninguna otra formación puede presentarse a los “comicios”. La dictadura cubana para legitimarse quiere apelar a un tipo de democracia que en Occidente no se conoce como tal.

En estos “comicios” generales, Cuba ratificó a los 605 diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento unicameral), lo que supone el paso previo al histórico relevo de poder que se producirá en abril próximo, cuando el octogenario gobernante Raúl Castro abandone la presidencia, cargo que todo apunta asumirá el primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, probado por el régimen como un fiel continuista.

En las “elecciones” cubanas no se permiten observadores internacionales, ni campañas políticas y, en la praxis los votantes ratifican a los 605 diputados, que no por casualidad es el mismo número de escaños que hay en el “parlamento”.

La presidenta de la CEN cubana, dijo que la jornada del domingo fue “un triunfo y una reafirmación del sistema electoral cubano” con una “participación masiva”.

No obstante la caída de este 2018 fue de seis puntos porcentuales con respecto a los “comicios” de 2013, en aquella ocasión se situó en el 90,8%, a su vez seis puntos más bajo que el registrado en 2008, lo cual denota un creciente desinterés de la población en este proceso.

Al ser preguntada acerca de los votos nulos o en blanco, al parecer una forma de expresar el descontento con este sistema por parte de los cubanos, Balseiro dijo: “no consideramos que ellos representen a ninguna sociedad, ningún electorado, ninguna parte del pueblo cubano que se oponga a ninguna situación, nosotros vamos más allá de cualquier interpretación de ese tipo”.

Las boletas válidas fueron el 94,4%, las anuladas representaron el 1,2% y el 4,3% de los antillanos que votaron lo hicieron en blanco, comentó la misma funcionaria.

(Con información de Cubanet)