Los homenajes a Fidel Castro y a los líderes comunistas continúan por parte de la izquierda latinoamericana, que rinde culto a un sistema que no conoce, y se venda los ojos frente a las atrocidades de estas figuras históricas.

Esta vez han sido colocadas en un banco del parque Tabacalera, en la delegación de Cuauhtémoc, Ciudad de México, dos esculturas de Fidel Castro y otra de Ernesto Che Guevara, en lo que ellos creen un gesto de hermandad, es más bien un insulto a cualquier cubano que haya tenido que huir de Cuba, o viva en Cuba bajo el yugo del castrismo.

En la ceremonia del domingo, participaron autoridades locales, las imágenes del dictador y el “guerrillero” fueron situadas en el parque que se encuentra en la esquina de Ignacio Mariscal y Miguel Ramos Arizpe, detrás del Museo de San Carlos, donde ya había desde hace año un busto del argentino.

Ricardo Monreal, jefe delegacional presentó las esculturas, ya que según él fue en esa colonia, conde se habría iniciado la relación entre Guevara y Castro, y el lugar donde surgieron los planes para retomar la lucha armada contra Batista.

Una iniciativa más de la izquierda, en este caso mexicana; sin embargo a lo largo de este año otros países también se han unido a homenajear al longevo autócrata; enalteciendo una figura admirable para ellos, porque ninguno tuvo que vivir casi cinco décadas bajo una gobernación que desangró a Cuba en todos los sentidos, desde lo económico hasta lo humano; Sudáfrica, Turquía, Rusia, son otras naciones que han rendido tributo a Castro.

(Con información de Diario de Cuba)