Varios clientes de Uber han reportado cargos extras por “limpieza” que se les han aplicado al finalizar sus viajes. Se conoce como “fraude de vómito”, una estafa repetidamente denunciada en las redes sociales que aún se lleva a cabo en todo el mundo y Miami no es excepción.

La política de Uber es cobrar $ 80 si un pasajero vomita o derrama una bebida en los asientos o en cualquier superficie difícil de limpiar. Pero la carga puede aumentar a $ 150 en casos de “cantidades significativas de fluidos corporales (orina, sangre o vómito) en el interior del vehículo”. Sin embargo, algunos choferes han aplicado los cargos extras fraudulentamente a clientes que no han vomitado ni vertido bebidas en el vehículo.

Varias víctimas le contaron al Miami Herald sobre como han sido víctimas de estos fraudes.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Solicité un Uber de Wynwood al área de Edgewater. En un momento el conductor me dijo que una carretera estaba cerrada y que podía dejarme cerca de mi destino para evitar un cargo extra. Acepté y salí “, dijo la residente de Miami, Andrea Pérez, sobre un viaje el año pasado.

Pero al día siguiente, Uber le envió un correo electrónico con un cargo adicional de limpieza de $ 98. Incluía una foto de vómito en el asiento del SUV que ella había usado.

“Inmediatamente contacté a Uber a través de la aplicación. Les dije que estaba sola, sobria, que no llevaba bebidas y que me era imposible haber causado ese daño “, dijo. “Pero cada nuevo correo electrónico de Uber provenía de un representante diferente y siempre favoreció al conductor”.

A pesar de varios intercambios de correos electrónicos, Uber nunca aceptó reembolsarle el dinero extra. Pero ella impugnó el cargo con su compañía de tarjeta de crédito y le devolvió sus $ 98. Uber luego canceló su cuenta.

William Kennedy, otro residente de Miami, dijo que fue víctima de este mismo fraude, dos veces en la misma noche.

Kennedy tomó un Uber desde Midtown hasta el hotel SLS en Brickell Avenue, y otro más tarde desde el SLS hasta un club en Wynwood. Ninguno de los viajes costó más de $ 20, dijo.

Pero al día siguiente Uber le envió un correo electrónico notificándole que había agregado dos cargos de $ 150 a su factura porque había vomitado en ambos vehículos.

“Fue un fraude total por dos conductores diferentes. Tienen todo planeado para el fraude “, dijo Kennedy.

Kennedy intentó explicarle a Uber que había sido víctima de dos fraudes, pero le tomó “numerosos correos electrónicos” para convencer a la compañía de que aceptara cancelar los cargos y reembolsar $ 300 a su tarjeta de crédito.

El fraude de vómito no es la única forma para engañar a los clientes.

Algunos conductores nunca recogen al pasajero, pero luego cobran por el viaje. Algunos combinan fraudes e informan incidentes de vómito en viajes que nunca tuvieron lugar.

Eso es lo que le sucedió a un periodista de El Nuevo Herald que llamó a Uber al aeropuerto. El conductor nunca apareció, por lo que canceló esa solicitud y pidió otra. Cuando revisó su correo electrónico al día siguiente, se enteró de que Uber le había cobrado $ 16 por el viaje que nunca tuvo lugar, $ 6 por cancelarlo y una tarifa de limpieza de $ 150.

Cuando se quejó, Uber le envió un correo electrónico diciendo que el conductor “reportó un incidente durante el viaje” y acompañado por dos fotos del supuesto vómito en una silla para el automóvil.

El periodista le envió a Uber las capturas de pantalla del viaje cancelado, más el nombre del conductor y el número de matrícula del vehículo que la llevó al aeropuerto. Después de cuatro correos electrónicos a Uber, la compañía estuvo de acuerdo con la apelación.

“Me tomé el tiempo para revisar este viaje y veo que fue una experiencia incómoda, porque el conductor comenzó el viaje sin ti en el auto, lo que no debería ocurrir. También le reembolsaremos el valor de la tarifa de limpieza a su cuenta “, leyó el correo electrónico.

El correo electrónico también decía que el conductor que reclamó el falso vómito, identificado solo como Evaristo, había sido suspendido.

Uber le dijo a El Nuevo Herald que está “investigando activamente informes en los que se puede detectar fraude” y que “tomará las medidas apropiadas en esas cuentas”.