La ciudad de Miami busca reducir la multa de $89 que cobran las compañías que inmovilizan autos en estacionamientos privados, utilizando los dispositivos conocidos como botas reportó El Nuevo Herald.

“Definitivamente hay que disminuir la tarifa para descorazonar a estas compañías abusivas, que están simplemente esperando a que las personas dejen su carro para poner botas”, dijo el alcalde de Miami Tomás Regalado.“Yo creo que es lo más lógico que se debe hacer para parar el abuso’.

Una investigación de Univisión 23 descubrió prácticas abusivas por parte de las empresas de botas, incluyendo un supuesto robo de dinero público que ahora es investigado por la Fiscalía de Miami-Dade.

Entre las reformas que estudia la ciudad están, prohibir que los letreros digan estacionamiento público y que se identifiquen como privados; incluirían cambios en las multas a personas discapacitadas que tienen sus permisos en regla; y obligaría a las compañías a reportar a la policía, en un máximo de 30 minutos, cuando ponen una bota.

“Funcionaría como las grúas, nos deben notificar en 30 minutos cada vez que le ponen una bota a un vehículo, esa información va a una base de datos en donde nosotros podemos verificar al final del mes lo que pagaron y lo que nos notificaron”, dijo Rodolfo Llanes, jefe de la policía de Miami.