De ocho doctoras cubanas que se encontraban participando en la misión Más Médicos en la ciudad brasileña de Nova Odessa, cinco profesionales de la Isla decidieron quedarse y pedir asilo político para permanecer allí, luego de que el régimen de La Habana determinara retirar a sus galenos por no estar de acuerdo con las condiciones que el presidente electo de Brasil Jair Bolsonaro, les exigiera al Gobierno de Cuba, reportó CubaNet, citando al diario Globo.

Liset Aguilera, una médica cubana que prefirió quedarse en Brasil, desde el sábado pasado, contó: “he decidido elegir la oportunidad que Brasil ofreció para los médicos cubanos que decidieron seguir trabajando en el Programa Más Médicos y luego hacer la reválida del diploma”.

Aguilera no es la única, como ella hay varios profesionales de la salud cubana, que han optado por no regresar a la Isla.

Adrián Sánchez Brea, un profesional sanitario de la mayor de las Antillas que ya mostró su decisión de no volver a su país natal, confiesa: “no vuelvo a Cuba ni aunque tenga que recoger basura o barrer la calle”.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

En la imagen tomada del diario brasileño, las doctoras cubanas se despiden de sus tres colegas que decidieron regresar a Cuba, en un emotivo adiós, después de haber trabajado juntas. Las profesionales que pedirán asilo, no podrán pisar la Isla en ocho años.

El pasado 16 de noviembre Bolsonaro reiteró a los médicos antillanos su promesa de concederles asilo, a quienes decidan no retornar a Cuba. El presidente electo de Brasil considera que la situación a la que se enfrentaban los galenos contratados por su país, con la mediación del Gobierno cubano, era prácticamente de esclavitud.

Por su parte el régimen cubano recibió en los últimos días a los primeros grupos de médicos que llegaron del país suramericano, y persigue que todos los profesionales regresen a Cuba antes del 12 de diciembre, galenos de la Isla en Brasil han revelado que hay infiltrados de la Seguridad del Estado controlándolos, para que retornen disciplinadamente a la Mayor de las Antillas, y no los dejan moverse de la localidad donde se encuentran, hasta que no termine la operación de regreso al país caribeño.