Franklyn Varela, un joven cubano activista por los derechos LGBTI y defensor de los derechos humanos y las causas justas, escribió una carta abierta al Ministerio de Cultura en Cuba por el Decreto 349 y el aumento de la censura en la isla.

El Decreto 349 da amplios poderes al gobierno para censurar las expresiones artistas amenazando con decomisar obras e instrumentos a quienes violen las regulaciones.

Aquí les dejamos de forma integra la carta escrita por Franklyn Varela al Ministerio de Cultura:

Hablar de Cuba es controversial. Hablar de Cuba es tan delicado que ha sido incluso motivo de distanciamientos entre familiares cercanos.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Para evitar irme del tema que me compete, trataré de centrarme en ciertos aspectos esenciales para conducir mis ideas y alcanzar los objetivos propuestos: evitar que el decreto ley 349 entre en vigor en Cuba; evitar que el arte en Cuba sea una vez más censurado totalmente y lograr que varios artistas que sólo exigen derechos sean liberados.

El Decreto ley 349 tiene tela por donde cortar. De hecho, es uno de los temas más controversiales dentro y fuera de Cuba de los últimos tiempos. Y no es para menos.

Quienes amamos a la Patria, quienes hemos nacido y crecido en Cuba, quienes llevamos a un artista dentro, quienes creemos en el Arte, libre y expontáneo, quienes luchamos por Democracia, Libertad y Derechos Humanos y Civíles, no podemos quedarnos de brazos cruzados ante las injusticias que se han cometido y aún se cometen en la Cuba actual por estos largos 60 años de una supuesta Revolución “humanista”.

En primer lugar, ese proceso revolucionario que culminó con el Triunfo de una Revolución en el año 1959, ahí quedó, estancado, detenido en el tiempo,porque nunca más fue lo que el concepto revolución implica: cambios, transformaciones, enriquecimiento, mejoramiento constante. No por gusto a Cuba se le conoce como la “Isla detenida en el tiempo”. Y lo segundo, el apellido de dicha Revolución “humanista” es altamente discutible.

El propio José Martí, nuestro Héroe Nacional, concibe el proyecto revolucionario a partir del valor y la dignidad. Y el Ser Humano está en el centro de ese proyecto. En fecha tan lejana como el 14 de Agosto de 1886, desde Honduras, en “Carta a la República”, Martí comprende y escribe que “ese respeto a la persona humana (…) hace grande a los pueblos que lo profesan y a los hombres que viven de ellos”, pues “sin él los pueblos son caricaturas y los hombres insectos”.

Todo proyecto revolucionario sincero y relevante debe centrarse en el Ser Humano, en el individuo, en los ciudadanos del lugar donde se desarrolla dicha revolución.
En carta escrita a Carmen Mantilla del 9 de abril de 1895, el propio Martí estaba convencido de que la “dignidad del homdre es su independencia”.

Para Martí quedó claro, en su artículo “Grandes Motines de Obreros” de 1886, que la moralidad de la acción es garante de su justicia, y que la indiferencia ante las injusticias degrada moralmente a los hombres, como lo expresara en “Cartas de Martí”, Obras Completas, t.12. p. 251.

Incluso, Martí estaba convencido de que quien deseara conquistar sus derechos tendría que estar dispuesto al sacrificio.

En ” Cartas de Martí”, de 1888, Martí parte de la concepción de que el derecho a la independencia es un bien social por el que se deberá luchar para alcanzar el bienestar y la prosperidad de la nación.

En un artículo del año 1876, ” Los tiempos se acercan”, Martí opina que el derecho y la libertad no servirán de nada si no son ejercidos por todos.

Incluso, en su artículo “!Vengo a darte patria!” de 1893, Martí está convencido de que no puede haber libertad verdadera sin justicia social, sin el derecho igual de los hombres a los beneficios de la libertad.

Martí expresa: “Amamos a la libertad porque en ella vemos la verdad. Moriremos por la libertad verdadera; no por la libertad que sirve de pretexto para mantener a unos hombres en el goce excesivo, y a otros en el dolor innecesario. Se morirá por la república después, si es preciso, como se morirá por la independencia primero”.

El concepto de libertad quedaba muy claro para Martí. Sin embargo, para muchos cubanos de hoy, este concepto ha sido manipulado durante 60 años por la cúpula gobernante de Cuba, a pesar de haber reconocido a José Martí como el Héroe Nacional de Cuba, a quien admiro y soy amante de su obra.

Siendo Martiano, doy fé del peligro que representa el sistema socialista para alcanzar las verdaderas libertades de los ciudadanos que conviven bajo esta corriente de poder.

En una Carta escrita por el propio Martí a Serafín Sanchez, él advierte: “Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras: el de las lecturas extranjeras, confusas e incompletas, y el de la soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados”.

Un gobierno no puede hablar de moral, libertad, democracia y derechos humanos cuando en la práctica resulta todo lo contrario.

Un gobierno que promueva una Revolución que ellos mismos llaman “humanista” no puede encarcelar a los que se expresan libremente y a los que defienden de forma pacífica los derechos humanos. Mucho menos puede querer censurar el Arte.

Es indignante ese Decreto ley 349. No se concibe que en pleno siglo 21 el arte y la libre expresión sean censurados de tal manera. No se concibe que hoy estén encarcelados bajo huelga de hambre varios artistas por sólo impedir de manera pacífica que tal decreto ley entrara en vigor.

Son varios los artistas que han sido víctimas de esta represión, como Luis Manuel Otero, Yanelis Nuñez Leyva, Sandor Pérez Pita, Tania Bruguera, Michel Matos, Amaury Pacheco, Maikel Castillo, alias Osorbo.

¿Bajo cuáles pretextos se puede censurar al arte, siendo éste uno de los medios de expresión más importante en siglos?

Para cualquier artista que se respete, la censura es una mala palabra, especialmente en el medio artístico. Censurar es suprimir, modificar, alterar, corregir, evitar, prohibir, y el arte es precisamente todo lo contrario.

Una de las características que diferencia a los artistas de otros profesionales es que son “anticensura” por naturaleza.

El Gobierno cubano está asumiendo un papel de Semidios, papel bastante ridículo, por cierto, al decidir qué se puede ver o no, qué se puede comprar o no, quién puede comprar y quién no. Lo peor es que las medidas se anteponen a la razón de los otros y a sus criterios.

¿Quién da o quita el derecho a asistir a una sala, galería u exposición de arte? ¿Quién da o quita el derecho de leer, de comprar, de decidir, de opinar, de intercambiar, de debatir…?
El simple hecho de poder o no estar de acuerdo con algo, de disentir y de opinar no me otorga el derecho de censurar porque censurar es un acto en contra de la libertad, y nadie tiene el derecho a decidir por los demás.

En una publicación de la UNESCO titulada “Libertad Artística”, señala: “La libertad artística es un desafío mundial. Los derechos de los artistas a expresarse libremente se ven amenazados en todo el mundo, especialmente cuando las expresiones artísticas refutan o critican ideologías políticas, creencias religiosas y preferencias culturales y sociales. Estas amenazas van desde la censura (por parte de empresas o grupos políticos, religiosos o de otro tipo) hasta el encarcelamiento, las amenazas físicas, o incluso los asesinatos.”

“La libertad artística es la libertad de imaginar, crear y distribuir expresiones culturales diversas sin censura gubernamental, interferencia política o presiones de actores no estatales. Incluye el derecho de todos los ciudadanos a acceder a esas obras y es fundamental para el bienestar de las sociedades.”

DEEYAH KHAN, Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO para la libertad artística y la creatividad expresa en ese mismo informe:”El derecho de los artistas a expresarse libremente se ve amenazado en todo el mundo. El arte tiene la extraordinaria capacidad de expresar la resistencia y la rebelión, la protesta y la esperanza. Aporta una contribución esencial a todas las democracias prósperas.”

El propio informe de la UNESCO señala que “La libertad artística encarna el siguiente conjunto de derechos protegidos en virtud del derecho internacional:

>el derecho a crear sin censura ni intimidación
>el derecho a que el trabajo artístico sea apoyado, distribuido y remunerado
>el derecho a la libertad de circulación
>el derecho a la libertad de asociación
>el derecho a la protección de los derechos económicos y sociales
>el derecho a participar en la vida cultural”

La Convención de 2005 sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales dispone que :

“La diversidad cultural solo puede protegerse y promoverse si se garantizan los derechos humanos y las libertades fundamentales, como la libertad de expresión, información y comunicación, así como la posibilidad de que las personas tengan acceso a expresiones culturales diversas”

Farida Shaheed,Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos culturales, El Derecho a la Libertad de expresión y creación artísticas (2013) expresó: “La expresión artística no es un lujo, es una necesidad, un elemento determinante de nuestra humanidad y un derecho humano fundamental que permite a todos desarrollar y expresar su humanidad”

Que esta carta sirva al propósito por la cual fue escrita y quien la escribe se suma a la exigencia unánime internacional por la liberación de todos los artistas encarcelados por oponerse pacíficamente a la puesta en marcha del decreto ley 349 que va en contra del arte, de la democracia, de la libertad y de los derechos civiles y humanos de los ciudadanos cubanos.

Gracias,
Franklyn Varela Delgado
Activista por los derechos LGBTI y defensor de los derechos humanos y las causas justas.



Varios artistas en Cuba han salido a protestar para que se elimine el Decreto 349.