Tras los destrozos causados por el huracán María, los puertorriqueños que viven en San Juan descubrieron un punto en la ciudad en donde las torres celulares parecen tener al menos un poco de cobertura.

Según recoge El Nuevo Herald, puntos aislados como el centro del puente Teodoro Moscoso sobre la Laguna de San José, devuelven la esperanza a los residentes y les permiten comunicarse con sus familiares que viven fuera del país.

“Hermoso. Lloramos. Fuimos felices. No sabían nada de nosotros”, dijo Wilder Ríos con respecto a las llamadas que pudo hacer a sus hijas que residen en Kissimmee, Florida, y Utica, Nueva York.

Los fuertes vientos y olas lluevas provocadas por María hicieron que solo algunos clientes de la red AT&T tuvieran señal en sus celulares.

“Esto ha sido una pesadilla”, dijo una reportera que conversó con varias personas que perdieron su servicio de llamadas y no tenían manera de hablar con sus seres queridos.

“Durante días hemos tratado de conseguir un asidero, buscando en [Facebook] Messenger, porque he oído que algunas personas tenían comunicaciones a través del Messenger, no estoy seguro cómo”, dijo. “Fue la mejor noticia que escuché. Un par de minutos solamente – es todo lo que necesitaba saber: ¿Cómo están mamá y papá?”, expresó una residente de la Florida con respecto a la llamada que espero por parte de su hermana durante 72 horas.