En La Piragua muy cerca del Malecón habanero, el cantante boricua Gilberto Santa Rosa ofreció un concierto gratuito para despedirse de la Isla, entre una multitud de jóvenes y adolescentes que acudieron a la presentación del músico, el salsero deleitó al público cubano con sus canciones más populares durante 40 años de su carrera artística.

“Vengo a cantarles, estoy celebrando 40 años de cantarle al amor y el desamor”, expresó ante la muchedumbre.

El Caballero de la Salsa se disculpó dado que la mayoría de sus temas musicales “son para corazones rotos”, como “Conteo regresivo”, “Conciencia” y “Vivir sin ella”, aunque según Diario de Cuba eligió algunas “felices” como “Qué manera de quererte”.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El puertorriqueño viajó a la Mayor de las Antillas por vez primera, invitado por su amigo, el músico cubano Isaac Delgado, quien subió al escenario para decir: “Subí a la tarima a decirle a Gilbertito que en Cuba te queremos”.

Diario de Cuba constató vallas policiales que cerraron el Malecón, y bloquearon la entrada por 23, obligando al público a pasar por delante de los policías, que revisaban bolsos y mochilas.

Camiones de la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) fueron apostados en las calles aledañas, y un dron sobrevolaba la zona durante el recital.

Durante el concierto las bebidas alcohólicas estuvieron prohibidas, los policías decomisaban las botellas de ron o cerveza a los asistentes, asimismo se encargaron de controlar los puntos de venta de gastronomía, de acuerdo al medio de prensa solo se vendió refresco, con diez centavos superior al precio de costumbre.

Inspectores de Supervisión Integral buscaban a los cuentapropistas vendedores de confituras, verificando que tuviesen licencia.

Yordani de 28 años dijo: “Es increíble, veo más gente aquí que en el concierto de Gente de Zona”.

“Si la gente no le tuviera tanto miedo al transporte o hubiera un poco más de dinero para regresar de madrugada a la casa, te aseguro que mi generación en pleno hubiera venido. Este hombre era lo que escuchábamos y bailábamos cuando teníamos 15 años”, comentó una entrevistada de 40 años.

(Con información de Diario de Cuba)