De acuerdo al diario oficialista Juventud Rebelde, como parte de una estrategia del Gobierno cubano para disminuir altos niveles de contaminación acústica, causados principalmente por la “música estridente”, entre enero y marzo de este año, más de 13.700 cubanos fueron multados por reproducir con alto volumen música en sus casas, carros u ómnibus.

Los reincidentes fueron procesados por desobediencia y los restantes advertidos.

La capital del país caribeño, es la ciudad más poblada de la Isla, por lo que concentra la mayor cantidad de denuncias por ruido, apunta Diario de Cuba.

Según datos de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), la indisciplina social abunda en municipios con mayor cantidad de habitantes, como son Centro Habana, Diez de Octubre, La Habana Vieja y Playa, dichas localidades acumulan el 47% de los reportes en La Habana.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Durante la noche y madrugada de los viernes, sábados y domingos se reporta la mayor afectación, en consonancia con los períodos vacacionales, y los festejos de fin de año.

La prensa estatal explica que en los últimos tiempos han aumentado las personas que reproducen música alta, no solo dentro de sus viviendas, y autos, sino también en la calle o transporte público.

El régimen ha desplegado una campaña en la televisión estatal para “educar” sobre cómo este tipo de contaminación incide en la salud, pero según Efe las medidas se han concretado para castigar a los infractores.

Las autoridades indican: “los escenarios de mayor incidencia (de ruido) continúan siendo las viviendas particulares y los vehículos, así como las personas detectadas en la vía pública a la salida de centros nocturnos y de esparcimiento, y las áreas de parques y plazas culturales”.

Y se ha registrado un aumento significativo de personas que trasladan equipos portátiles de alta potencia a la vía pública, parques u ómnibus.

“Muchas personas ven con total normalidad el fenómeno e incluso lo aprueban, pues no tienen una percepción del daño que puede ocasionar la contaminación sonora”, informa la policía.

La PNR admite haber recibido más de 4.000 denuncias de contaminación acústica por mes, como sanción ha ordenado retirar las bocinas de autos que han violado las reglas, y ha alertado a los centros recreativos.

(Con información de Diario de Cuba)