Cifras recientes publicadas por Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) revelan que el número de cubanos deportados en Estados Unidos ha aumentado considerablemente desde el fin de la política pies secos pies mojados, el pasado 12 de enero.

En el año fiscal 2017 —que comenzó en octubre del 2016 y terminó en septiembre—, 15,410 cubanos llegaron por la frontera con México de manera irregular. Esa cifra significa apenas el 35 por ciento de los que llegaron en el año fiscal 2016, 41,523 según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) .

De esos más de 15,000 cubanos, la mayoría logró entrar al país antes del 12 de enero, cuando el entonces presidente Barack Obama decidió eliminar la política de “pies secos, pies mojados” que permitía a los cubanos que llegan a territorio estadounidense (pies secos) permanecer legalmente incluso si no tenían visas.

Unos 426 cubanos clasificados como “inadmisibles” habían llegado a Estados Unidos entre el 12 y el 31 de enero, según la CBP.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El número balseros cubanos interceptados en el mar ha disminuido aún más, 71 por ciento según las estadísticas del gobierno federal.

Estados Unidos deportó a 160 cubanos, más del doble de los deportados en el año anterior (64) pero menos del 10% de los que arribaron al país después del cambio de política.

La política de pies secos pies mojados fue eliminada por Obama y Trump ha continuado aplicando esa eliminación hasta la fecha.