A través de sus redes sociales, varios artistas independientes cubanos reiteraron su rechazo al Decreto 349, que se hará ley con la confirmación de la nueva constitución en Cuba. Los artistas aseguran con sus mensajes que continuarán la campaña en búsqueda de la derogación de la polémica ley.

“Extenderemos la campaña que busca derogar el Decreto 349, sus acciones e iniciativas, e insistiremos se revise la Política Cultural del país, pues no aplica a la realidad que vivimos”, señala la declaración.

El siguiente es el mensaje de Amaury Pacheco OmniPoeta y otros 20 artistas.

GALERÍA #NOALDECRETO349, DECLARACIÓN POR EL DÍA DE LA CULTURA.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La Habana, 20 de octubre de 2018

Comunicación Oficial

El grupo de San Isidro a las instancias oficiales que rigen la Cultura y la Nación.

También para competencia de todos los cubanos.

Con razón del día señalado en que se elogia y reconoce la cultura cubana como auténtica y soberana.

Con razón de los últimos acontecimientos nacionales, donde en días pasados en alocución del Presidente de la República, en el encuentro del sindicato de trabajadores de la cultura, se refirió a la política cultural vigente y futura.

Y por razón última, por el esfuerzo insistente del grupo de San Isidro, encaminado a derogar el Decreto 349.

Hace dos meses lxs firmantes del “Manifiesto de San Isidro” iniciamos diferentes procesos legales (pero también socioculturales) para impedir se materializara una ley que atentaría definitivamente contra la creación y la gestión de las artes que se hacen de manera independiente.

Presentamos un proceso de Queja y Petición y en paralelo un proceso de recogida de firmas buscando derogar el decreto 349.

Igualmente, asumimos una campaña de relaciones públicas para socializar las consecuencias que el mismo puede acarrear según nuestras propias experiencias como creadorxs independientes y buscar tener un diálogo con las instituciones.

Hemos tenido conocimiento que en este mismo tiempo, las autoridades han consumado un grupo de encuentros entre diferentes grupos de artistas a quienes también les preocupa el Decreto y su aplicación arbitraria, y representantes de las instituciones oficiales.

Hemos tenido noticia de las discusiones y temas allí debatidos aunque, en ninguna de estas reuniones, las autoridades han dado respuesta a las demandas de lxs creadorxs. Alegando solamente problemas de redacción que serán correguidos en algún momento y ratificando que el Decreto se le aplicará a quienes se les tenga que aplicar.

Es satisfacción para nosotrxs haber provocado colectivizar el debate sobre este tema, lo sentimos parte inalienable de nuestra misión.

Para esto, solicitamos en varias ocasiones un encuentro de diálogo con las autoridades competentes a nuestro campo. Hasta ahora, no tenemos ningún tipo de contacto.

En unos días vencerán los plazos legales donde, el Ministerio de Cultura, La Fiscalía General, el Consejo de Estado y la Asamblea Nacional deben responder como corresponde según la Ley a nuestra solicitud de Queja y Petición.

Extenderemos la campaña que busca derogar el Decreto 349, sus acciones e iniciativas, e insistiremos se revise la Política Cultural del país, pues no aplica a la realidad que vivimos.

Queremos también anotar algunas observaciones sobre la realidad nacional.

La alocución del Presidente, explícitamente sobre la cultura en un momento en que se debate intensamente sobre la misma, y donde exteriorizó una visión limitada al ámbito económico y calidad del contenido, reclinado al mismo discurso que tantos “errores“ ocasionó en el pasado, no es una buena señal. Sentimos que se construye un marco legal para un grupo de excluibles.

El señor Presidente se manifestó beligerante y discriminatorio, con un discurso que no comprende las múltiples fases por las que puede atravesar el arte contemporáneo, lo flexible que llega a ser y las disímiles maneras de ejecutarse su gestión.

El problema de fondo al decreto 349 y la campaña por su derogación, parten del entendido de la frase “dentro de la Revolución todo, contra la Revolución, nada”, definición tajante de la Política Cultural que resume el andamiaje institucional y jurídico cubano que impera sobre la cultura y la nación. Estas palabras vuelven a ser colocadas en escena para reforzar la censura y la corrupción, naturalizadas en en el país.

Hace años ustedes (Partido, Gobierno, Seguridad) han provocado rupturas y quebrantamientos entre Cultura y Estado Prácticamente desde cada manifestación de la cultura se han dado innumerables sucesos que evidencian una necesidad de transformación. Podemos citar los movimientos de: cineastas, artistas plásticos, productores, músicxs, y muchxs artistas más; pero no solo artistas, también de colectivos que hacían una labor encomiable en el contexto cubano, como el Festival Poesía sin Fin, Puños Arriba, y Rotilla Festival que evidencian como las instituciones violentan toda iniciativa que no sea gestada por la oficialidad.

El discurso público del gobierno cubano no hace plausibles las demandas de su pueblo. Se retrotrae a los momentos de mayor intolerancia. Esperamos de forma inmediata mayores aperturas. Así como ya se dieron pasos en emigración y en rescatar la dignidad del cubanx permitiéndole entrar a sus propios hoteles,que se imponga el sentido común en el resto de las esferas de la sociedad.
Debe entenderse que más allá de Partido e Ideología, existe una majestad mucho más inmensa.
Esa es la del amor a la Patria, y la eterna pertenencia al elemento nacional.

Todxs lxs cubanxs tienen derecho de participar en el cuerpo nacional, no podemos legitimar un poder que excluya por preferencias, por opiniones, por visiones discrepantes.

Denunciamos el entramado de leyes que, como la 349, se implantan hoy para recrudecer el control del Estado sobre el ciudadanx.

-Entendemos que nos corresponde el derecho inalienable a realizar nuestra actividad, completamente fuera del marco institucional si esta fuera nuestra elección y voluntad.

-Entendemos que el arte, la cultura y los mecanismos comerciales que los circundan, no pueden ser solamente regidos por instancias oficiales. Existen diversos modelos para expandir y comercializar la obra de arte. Es solo decisión de las partes interesadas otorgarle un valor a la obra. No puede existir competencia en esta materia para instituciones que tienen sus agendas de administración y censura.

-Concebimos las artes y el proceso de creación, como un espacio de libertad y pluralidad, de intercambio y de experimentación libre, entendemos que el arte y sus manifestaciones no pueden desarrollarse plenamente bajo arbitraje alguno.

-Queremos participar en la construcción de nuestro país, su futuro y su progreso.

Actuaremos en consecuencia.

Damos nuestro abrazo a todxs lxs cubanxs en el día fijado para celebrar la cubanía, la soberanía y la independencia de la nación.
Damos nuestro abrazo, y recordamos que es hoy la soberanía individual la que se disputa en los campos de la cultura nacional.
Es condición moral de todx cubanx atender a este llamado.

Viva Cuba Libre