“Tomemos el coraje necesario para implementar todas las medidas necesarias y proteger en todo la vida de nuestros niños, para que tales crímenes no se repitan más.

Asumamos clara y lealmente la consigna ‘tolerancia cero’ en este asunto”, expresó el Papa Francisco.
El Sumo Pontífice se disculpó por estas malas acciones, “el pecado de omisión de asistencia, el pecado de ocultar y negar y el pecado del abuso de poder”.

El Papa Francisco aseveró que la tercera parte de los niños que se han visto obligados a vivir en países extraños, ha sido por motivos forzados, “Vivimos en un mundo donde casi la mitad de los niños menores de 5 años que mueren lo hacen a causa de la malnutrición”, dijo.

Finalmente, esgrimiendo un informe de la Unicef, el Papa manifestó de que “si la situación mundial no se revierte, en 2030 serán 167 millones los niños que vivirán en la extrema pobreza, 69 millones de menores de 5 años morirán entre 2016 y ese año, y 60 millones de niños no asistirán a la escuela básica primaria.