Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Amamos a Cuba; nos vamos a ocupar de Cuba, realmente nos estamos ocupando de Cuba”, fueron las palabras del presidente estadounidense Donald Trump luego de que Miguel Díaz-Canel tomara posesión como Presidente del Consejo de Estado y de Ministros, este jueves.

Trump asiste a un evento de Interagencias en una de las instalaciones del Comando Sur estadounidense en Cayo Hueso, en una entrevista concedida el lunes a Ninoska Pérez, periodista cubanoamericana que trabaja para un canal de televisión en la ciudad del sol, el mandatario prometió más sanciones contra los regímenes de Cuba y Venezuela, y anunció “van a ocurrir cosas muy, pero muy buenas” a exiliados de ambos países.

“Estamos siendo muy duros con respecto a Cuba porque queremos que el pueblo tenga libertad (….) ellos han sufrido durante tantos años, y si te fijas en las cosas que están ocurriendo, que la gente ni siquiera conoce, ha sido horrible”, expresó Trump, luego de salir de una reunión con empresarios floridanos en la ciudad de Hialeah.

La Casa Blanca aseguró luego de que se dijera oficialmente, lo que ya se presumía que Díaz-Canel, el único candidato a la presidencia iba a asumir el cargo, que la política de EEUU hacia el régimen no cambiará, así como tampoco las restricciones de comercio con la Isla.

La administración Trump no se mostró para nada optimista sobre la posibilidad de cambios que beneficien al cubano de a pie en el país comunista bajo el nuevo presidente cubano.

“Estados Unidos no tiene ninguna expectativa de que el pueblo cubano verá mayores libertades bajo el sucesor elegido a dedo por Castro”, anunció un vocero de la Casa Blanca.

“Seguiremos mostrando solidaridad con el pueblo cubano en su petición de libertad y prosperidad. Por tanto, no se espera que cambie nuestra política de dirigir fondos hacia el pueblo cubano y alejarlos de los servicios militares, de seguridad y de inteligencia de Cuba”, añadió.