La prima ballerina cubana Alicia Alonso aseguró en una entrevista a EFE sentirse aún útil y con deseos de vivir, a pesar de la reciente hospitalización que tuvo en La Habana y de la que se especuló más de la cuenta, según cree.

“Es cierto que tuve un estado gripal y de manera preventiva mi médico decidió hospitalizarme unos días, pero siempre que ocurre algo con mi salud se producen especulaciones. Muchas gentes se preocupan, lo cual agradezco. No creo que los comentarios confusos provengan de mis enemigos, porque, como dije una vez, soy tan feliz que mis enemigos no existen”, dijo la coreógrafa, quien se encuentra en España junto al Ballet Nacional de Cuba para la presentación de la pieza Giselle.

Sobre su vínculo con el ballet, asegura que aunque ya no está en el escenario siente una gran responsabilidad en guiar a los jóvenes y acompañarlos a sus presentaciones.

“Ya no estoy físicamente en escena (lleva en su bolso un par de zapatillas de ballet siempre, aunque no se las calce), pero siento que bailo en el arte de los jóvenes que mantienen en alto la tradición de la compañía, y siento los aplausos en el corazón”, dijo.