El Gobierno alemán está estudiando ofrecer transporte público gratuito en varias ciudades con el objetivo de reducir la contaminación y cumplir con las disposiciones de la Unión Europea.

En una carta enviada a la Comisión Europea, el jefe de Gabinete de la canciller Angela Merkel, Peter Altmeier, y los ministros de Medio Ambiente, Barbara Hendricks (SPD), y Transporte, Christian Schmidt (CSU) informaron que podría ponerse en marcha un proyecto piloto de transporte público gratuito en cinco ciudades: Essen, Bonn, Mannheim, Reutlingen y Herrenberg.

El objetivo de la medida es que las personas dejen sus autos y utilicen el sistema de transporte publico completamente gratuito.

Si el plan fuera exitoso, en una segunda fase se ampliaría a otras capitales afectadas por incumplir los criterios de contaminación europeos, entre ellas Berlín, Múnich, Hanover, Colonia o Hamburgo.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Estamos listos para dar ese paso”, confirmó el martes en Berlín el vocero del Gobierno alemán, Steffen Seibert, durante una comparecencia rutinaria ante los medios.

La contaminación se ha convertido en una de las principales preocupaciones de la sociedad. Por poner un ejemplo, en la Unión Europea se calcula que existen más de 130 ciudades con un nivel de polución en el aire superior a los límites establecidos, lo que ocasiona unas 400.000 muertes al año.