Carlos Giménez, el alcalde del Condado Miami-Dade, llegó a un acuerdo con la plataforma de casa compartida Airbnb, para cobrar impuestos turísticos.

Con este pacto, Airbnb cobrará el seis por ciento de los impuestos que Miami-Dade le cobra a sus huéspedes y le enviará ese dinero al condado todos los meses. Si la tendencia continúa, el condado obtendría por lo menos $8 millones anuales, aseguró Benjamin Breit, portavoz de Airbnb.

Este acuerdo excluye a las ciudades de Miami Beach y a Bal Harbour, ya que ellas tienen su propio impuesto turístico fijo a 4% y 3%, respectivamente. No obstante, Airbnb comenzará a cobrar el 3% de impuesto a los huéspedes en Miami Beach como parte del trato con el condado.

Michael Hernández, jefe de comunicaciones del alcalde, explicó que este nuevo convenio está pendiente hasta que el condado lo apruebe. Se está trabajando para buscar un patrocinador y someterlo a votación.

Benjamin Breit, portavoz de Airbnb, confirmó que el acuerdo con el condado facilita el proceso de impuestos para los huéspedes de la plataforma “que ahora pagarán una suma de impuestos justa”.