Flor Caribe Agencia de viajes a Cuba TampaLa agencia de viajes a Cuba en Tampa Flor Caribe Inc dejo a varios clientes sin sus boletos pagados lo que provocó la ira de los cubanos que pretendían viajar a la isla según reporto ABC Action News. La agencia ubicada en el lado oeste del boulevard de la bahía de Tampa cerró sus puertas dejando una nota que el Departamento del Tesoro había suspendido su licencia dejando asi sin viaje a una docena de clientes que habían pagado ya por sus asientos de avión.

“Mi esposa compró un boleto porque quiere viajar a Cuba para ver a su madre. Ella ha estado tratando de conseguir el billete desde el 19 de marzo y este es el día. No nos dieron nada. Sin visa. No hay entradas. Hemos venido aquí para ver lo que estaba pasando.” dijo uno de los clientes al diario ABC Action News. Los teléfonos de la agencia solo dan tono de ocupado y no hay nadie en las oficinas para explicar a los clientes lo que crea mucho más malestar entre los afectados.

La policía dijo a los clientes que no podía hacer nada al respecto y les sugirió que buscaran abogados ya que este era un caso civil y debía ser resuelto por juez. La nota de la agencia para los clientes dice lo siguiente:

Estimados clientes:
Tenemos que cerrar temporalmente las oficinas Caribe Flor dado que el Departamento del Tesoro de EE.UU. suspendió las licencias.
Estamos presentando una demanda ante un juez federal y esperamos recuperar nuestra autorización para operar en la corte.
Nuestra oficina cuenta con un registro exacto de las transacciones de nuestros clientes y estamos poniendo nuestro mejor esfuerzo para obtener cada caso sea resuelto lo más pronto posible.
Desde el próximo lunes, 3 de junio nos pondremos en contacto con nuestros clientes de forma individual.
Lo sentimos por el inconveniente que esto pueda causar y un llamamiento a la confianza mutua que hemos desarrollado en los 15 años de servicio a nuestra comunidad.

No es la primera vez que una agencia de viajes a Cuba deja a sus clientes sin pasajes o con tramites incompletos después de haberse quedado con el dinero.