Un adolescente del condado de Franklin en el estado de North Carolina que decapitó a su madre el año pasado fue declarado inocente el lunes porque se encontraba en un episodio psicótico en ese momento.

Oliver Mauricio Funes Machado, de 19 años, llegó a las noticias nacionales tras ser acusado de asesinato en primer grado el 6 de marzo de 2017 por la muerte de su madre, Yesenia Funez Beatriz Machado, de 35 años.

Las autoridades fueron llamadas a una casa en 90 Morgan Drive, cerca de Zebulon, después de que Funes Machado llamara al 911 diciendo que había cometido el crimen “porque le dieron ganas” y que ella lo había “enfadado”.

Las autoridades dijeron que él también le cortó la cabeza con lo que parecía ser un gran cuchillo de carnicero y salió de la casa con la cabeza en una mano y el cuchillo en la otra cuando los agentes del condado de Franklin llegaron a la casa, reportó el diario local WRAL.com

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

En el momento documentos judiciales muestran que Machado estaba tomando medicamentos para la psicosis y la esquizofrenia, mientras que su padre, Walter Núñez, afirmó que el joven había abandonado un centro de salud mental solo una semana antes del asesinato.

Machado, natural de Honduras, se encontraba ilegalmente en el país en ese momento. Fue considerado que no tenía capacidad mental para ser juzgado.

El fiscal de distrito del condado de Franklin, Mike Waters, rechazó el cargo en su contra hace un año y dijo que los profesionales de salud mental dictaminaron que no era competente para ser juzgado. Estaba comprometido con el Central Regional Hospital en Butner para el tratamiento de la salud mental.

George Corbin, un psiquiatra contratado por la defensa, testificó durante una audiencia en la corte el lunes que los meses de tratamiento y los medicamentos antipsicóticos han hecho a Funes Machado competente para el juicio. Pero Corbin dijo que cree que el adolescente era “extremadamente psicótico” en el momento del ataque y que, por lo tanto, no era criminalmente responsable por sus acciones.

“Gran parte de su psicosis con el tiempo … ha mantenido una especie de componente religioso”, dijo Corbin. “[Tenía] delirios o alucinaciones de que Dios le estaba ordenando que hiciera cosas, o alternativamente, que había espíritus malignos y sombras oscuras, incluida la posesión de su madre, que dirigían su comportamiento y el de ella”.

Funes Machado le dijo a Corbin y a otros psiquiatras que estaba actuando por orden de Dios cuando mató a su madre.

“El Sr. Machado se convenció cada vez más de que, de hecho, Dios deseaba llevar a su madre a su casa, y el mandato de que él la matara estaba relacionado con eso”, testificó Corbin, señalando que Funes Machado probó su teoría con el primer golpe. Su madre el día del ataque.

Cuando Dios no le impidió que la golpeara, Funes Machado creyó que las voces que escuchaba eran de Dios, por lo que continuó con el ataque para enviar a su madre al cielo, testificó Corbin.



“Es muy probable que una persona que actúa con la creencia psicótica de que está siguiendo la dirección de Dios no va a apreciar la ilicitud de su conducta porque Dios no puede hacer nada malo”, agregó. “Cualquiera que esté actuando en la dirección de Dios está, por definición, no haciendo el mal”.

Waters dijo que los psiquiatras estatales estuvieron de acuerdo con los hallazgos de Corbin de que Funes Machado estaba loco cuando mató a su madre.

“Solo quiero decir que lo siento si decepciono a mi familia, y espero que Dios me perdone”, dijo Funes Machado en el tribunal.

El juez del Tribunal Superior Henry Hight dictaminó que Funes Machado no era culpable por causa de la locura y lo comprometió a las instalaciones estatales de salud mental.

Corbin dijo que se necesita tal compromiso porque Machado no acepta que tenga una enfermedad mental y no continuará tomando su medicamento antipsicótico a menos que se lo ordenen. Eso lo convierte en un peligro para sí mismo y para los demás, dijo Corbin.

“Para ser honesto contigo, no querría verlo en un entorno no seguro”, dijo.

(Fuente Local 10 News; WRAL; y el diario The Charlotte Observer)