El presidente estadounidense anunció la semana pasada que limitaría el número de solicitantes de asilo que ingresan a los Estados Unidos, este jueves en la Casa Blanca se trabaja para finalizar las acciones ejecutivas de inmigración, informa Local 10 News.

Trump firmará los documentos el viernes en la mañana, antes de volar a París, dio a conocer un alto funcionario de la administración.

Aunque no está claro aún si todos los documentos estén listos antes de que el presidente viaje; funcionarios de varias agencias se reunieron el miércoles para revisar las nuevas reglas.

Un funcionario de la Casa Blanca informó que el objetivo tentativo es implementar una norma conjunta del Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional esta tarde, y luego emitir una proclamación presidencial el viernes por la mañana, pero sin un evento formal de firma.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Se espera que la acción ejecutiva, si se materializa, alterará el proceso mediante el cual los migrantes pueden solicitar asilo, incluido el lugar donde pueden presentar sus solicitudes.

La semana pasada al advertir sobre una crisis en la frontera sur, los comentarios de Trump fueron vistos como un truco político antes de las elecciones legislativas.

Desde la votación del martes, en la que los demócratas tomaron el control de la Cámara de Representantes, y los republicanos retuvieron el control del Senado, el Jefe de Estado no ha mencionado las órdenes de inmigración ni ha twitteado acerca de la caravana de inmigrantes.

Un asesor de la Casa Blanca le dijo a CNN antes de las declaraciones de Trump la semana pasada que el presidente develaría una acción ejecutiva que exigirá a los migrantes solicitar asilo en los puntos legales de entrada e impedirles que solicitaran asilo si se encontraban atrapados cruzando la frontera ilegalmente.

Aunque el presidente hizo referencia a una política de este tipo en su discurso, no ofreció ningún detalle de cómo un plan de este tipo, una vez finalizado, podría ser legal, dado que las leyes actualmente les permiten a los migrantes el derecho a solicitar asilo una vez que se encuentran en territorio estadounidense.

El gobierno de Trump ha estado buscando formas de limitar el número de solicitantes de asilo, por otra parte la Ley de Inmigración y Nacionalidad dice que cualquier persona que llegue a los Estados Unidos “ya sea que llegue o no a un puerto designado de llegada” puede solicitar asilo si tiene un “temor fundado de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opinión política”.

CNN también informó que la administración está considerando un plan para limitar el número de migrantes que pueden ingresar a los puertos legales de entrada mediante la “medición”, esencialmente creando una lista de espera para permitir que las personas ingresen sólo si el Departamento de Seguridad Nacional tiene la capacidad de procesar y detenerlos en una de sus instalaciones, comentó un funcionario del departamento.

En el pasado, la práctica de la medición ha dado lugar a que las personas decidan no soportar una larga espera para intentar ingresar legalmente al país y, en cambio, cruzar ilegalmente. Si algunos de este grupo de migrantes hacen lo último, podrían enfrentar un estándar más estricto y complicado para pedir asilo.