“Un hombre a mi lado sugirió que probara un boleto de diez dólares, que los premios eran mucho más grandes que mis (boletos) de un dólar. Pensé ‘¿por qué no?’”, contó una trabajadora del gobierno federal que ganó un premio de 100.000 dólares, gracias a que aceptó el consejo de un desconocido, para cambiar su acostumbrada forma de jugar a la lotería, recoge Mundo Hispánico.

Aunque normalmente juega raspaditos de la Lotería de Maryland una vez a la semana, y suele comprar solamente juegos de un dólar, y de dos dólares, la residente de Silver Spring aceptó el reto de otro jugador, y compró un boleto Crossword de diez dólares, que la hizo ganar la elevada suma de 100.000 de un solo golpe.

La madre de familia estaba de compras, cuando se detuvo en Long Branch Beer & Wine en Silver Spring, “juego cuando voy de compras, que termina siendo una vez a la semana”, explicó.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“En el camino, siempre recojo un par de boletos de cero. Se sentía raro pagar cinco dólares por un boleto de lotería, así que me quedé con los juegos de menor precio. Me ha ido muy bien con ellos también. He ganado tanto como 50 dólares”, relató.

Pero aceptar el desafío del desconocido cambió su vida, “siempre rasco mis boletos en casa, ¡siempre! Pero esta vez, lo hice allí mismo”, al cambiar toda su estrategia resultó ganadora.

Ella pidió al cajero que escaneara el boleto, y cuenta que “él comenzó a gritar. Había mucha gente allí y en un minuto o dos, todos se estaban reuniendo para felicitarme”.

“Mi casa es un desastre en este momento, porque estamos renovando varias habitaciones. Esto nos ayudará a hacerlo más rápido para que mi familia pueda disfrutarlo en un mes o dos, en lugar de seis”, reveló la mujer de 51 años, que espera remodelar su hogar con el dinero que ganó.

(Con información de Mundo Hispánico)