Este jueves, Julio Ferrer Tamayo, abogado independiente cubano pidió a las autoridades de la Isla una respuesta sobre “las afirmaciones falsas” hechas sobre su persona ante la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos.

El abogado cubano comunicó a Diario de Cuba, que la solicitud fue efectuada ante la Dirección de Protección a los Derechos Ciudadanos de la Fiscalía General y el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano (MINREX).

En agosto pasado, Tamayo envió una queja al MINREX exhortando a rectificar la información “no veraz” que sobre su caso habían expuesto los funcionarios cubanos ante Ginebra.

Dos días después, este Ministerio remitió el escrito a la Fiscalía General, y todavía Tamayo no ha conseguido una respuesta o explicación.

“Estoy utilizando los mecanismos institucionales que la misión diplomática cubana dijo en la Comisión de Derechos Humanos, a los que según ellos pueden acudir los ciudadanos que ven vulnerados sus derechos y no he obtenido resultado alguno hasta el momento”, aseveró.

“Con estas exigencias quiero demostrar el doble discurso de las autoridades”, apuntó el jurista.

El abogado en su informe ante el MINREX manifiesta que fue declarado penalmente de hechos que nunca fue instruido de cargos, en abierta violación de la Ley de Procedimiento Penal.

Que de igual modo, no se le permitió autodefenderse, como estipulan las leyes, entre otras ilegalidades.

El jurista afirma ser inocente de todos los delitos de que se le acusan, y sostiene que la hostilidad con que se le trata se debe a su labor como asesor de varias organizaciones de la sociedad civil cubana; y por su trabajo en la defensa de Marienys Pavó Oñate, esposa de Tamayo, y quien ha sido acusada de supuesta estafa, la mujer está encarcelada desde 2012.

(Con información de Diario de Cuba)